info@pte-jgre.com

HOMENAJES

 

   

Radio Enlace 107.5 FM www.radioenlace.org

Esta Obra está bajo

una licencia de

Creative Commons

 Creative Commons License

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En memoria de

Carlos Gustavo Freicher


     Foto de Pau Oliva  tomada de la Unión del Pueblo nº 20
Carlos Gustavo Freicher agoniza en el Hospital.

Carlos Gustavo Freicher,  joven trabajador de la empresa Resolflex y militante de la CSUT fue asesinado en el transcurso de la manifestación de la Diada del 11 de septiembre de 1977, en Barcelona, cuando la policía atacó salvajemente a los manifestantes rezagados.

Carlos fue derribado por una bala de goma que le destrozó el cráneo y murió el día 16 de septiembre como consecuencia de las mortales heridas. Había ingresado clínicamente muerto.

Aquella manifestación se producía a los tres meses escasos de haberse celebrado las elecciones del 15 J, con Suárez y la UCD en el gobierno. La famosa diada del millón que había puesto contra las cuerdas al recién electo gobierno Suárez y obligó al mismo a renunciar a sus planes “regionalistas” para Cataluña.

La brutal actuación de la policía tiñó una vez más de sangre una manifestación pacífica que había tenido, como se ha dicho, una participación de más de un millón de personas, conocida como La  emblemática Diada del millón. Se produjeron además dos heridos graves: Rosario García, joven de 15 años y Joaquim Clausell Pernal, miembro del PSC (ex Reagrupament).

La CSUT, organización sindical en la que  militaba Carlos Gustavo convocó a todas las centrales sindicales a una reunión el día 15 en la  que expresaron en un comunicado su solidaridad con Carlos Gustavo y su familia, denunciaron y manifestaron su desconfianza hacia actitud del gobierno ”mientras no guarden coherencia con ciertas actitudes policiales y de las autoridades gubernativas”. Así mismo exigieron una investigación en profundidad a los responsables de la salvaje actuación policial y convocaron una manifestación de protesta el día 27, a la que incomprensiblemente se opuso CCOO. El Comunicado acababa exigiendo la dimisión de Martín Villa como máximo responsable de los hechos.

Pero la gravedad de Carlos Gustavo precipitó los acontecimientos, mientras los sindicalistas organizaban una respuesta al gobierno, el joven moría el día 16 de septiembre en el hospital. Una nueva víctima de la intolerancia y los malos modos de un gobierno que, a raíz de los acontecimientos, poco creía en la democracia. De hecho, el largo reguero de manifestantes muertos duraría mucho tiempo.

Tras la muerte de Carlos Gustavo, el día 16 las centrales sindicales elaboran un nuevo comunicado para llamar a los trabajadores a acompañarlo el día de su funeral como homenaje póstumo a su entregada lucha que acabó costándole la vida.



Sindicalistas de diversas organizaciones: USO, SU, CCOO, CNT, UGT y CSUT. Jerónimo Lorente y Juan Domingo Linde (tercero y cuarto por la derecha) miembros de la CSUT. Linde, con micrófono, se dirige a los trabajadores rindiendo homenaje y reconocimiento a su compañero asesinado, a Carlos Gustavo Freicher. (Foto cedida por Juan Domingo Linde)

 


 De izquierda a derecha Joan Anton Sánchez Carraté PTE, Lluis Mª  Xirinachs, independiente, Jaume Sobrequés PSC, Josep Benet, y Joan Raventós PSC. Todos ellos actuaban en representación de la Assemblea de Catalunya. (Foto cedida por Juan Domingo Linde)

El PTE también había convocado a las fuerzas políticas de Cataluña, tras conocerse la gravedad de los acontecimientos producidos en la Diada. El PTE, MC y todos los partidos parlamentarios, excepto la UCD, que no asistió. Exigían una investigación para pedir con toda contundencia responsabilidades a los autores materiales de los hechos. El PTE planteaba que, para ser consecuentes con la exigencia de responsabilidades, era necesario exigir también  la dimisión de Martín Villa, Ministro del Interior y máximo responsable de la actuación de las Fuerzas de Orden Público, como ya habían hecho las centrales sindicales,  pero se topó con la total oposición de los partidos parlamentarios: CDC, UDC y PSUC e incongruentemente, según podemos documentar en el suplemento al nº 20 de La Unión del Pueblo, con la  del MC. De hecho, la propuesta  no pudo aprobarse y el PTE se quedó solo en la exigencia de dimisión de Martín Villa.

A pesar de la gravedad de los hechos y de que había un grupo de testigos presenciales dispuestos a testificar, documentado en el suplemento de La Unión del Pueblo antes mencionado, el gobierno Suárez no movió un dedo para hacer justicia y llevar a los responsables policiales ante un juez. Poco había cambiado con el nuevo gobierno elegido en las urnas. El gobernador civil de Barcelona, Martín Villa, ministro del interior,  y los antidisturbios responsables de la carga policial siguieron tranquilamente en sus puestos sin que ningún juez les pidiera responsabilidad alguna. Así Carlos Gustavo Freicher se convirtió en el primer muerto por manifestarse pacíficamente en las calles bajo un gobierno teóricamente democrático.

.

            Aspecto de la plaza con multitud de trabajadores que no cabían en la iglesia.

El 21 de septiembre se celebran los funerales en la iglesia de San Andrés. Convocado por la CSUT, asistió una gran cantidad de trabajadores, con presencia también de todas las centrales sindicales: USO, CNT, CCOO, UGT, así como partidos parlamentarios y de la Assemblea de Catalunya: Raventós, Portabella, Cirici Pellicer, Benet y Sobrequés, Joan Anton Sánchez Carraté entre otros.

 


 Momento de la manifestación del día 28 de septiembre 1977.
Convocada por las centrales sindicales: CSUT, SU. UGT, CNT y USO por el centro de Barcelona a última hora del día  en protesta por el asesinato de Freicher. (Foto cedida por Juan Domingo Linde)